Científicos del Instituto de Investigación Waite de la Universidad de Adelaida, con la ayuda de otros investigadores, han descubierto una nueva variación genética tanto en la cebada como en el trigo a través de la secuenciación genética. Este esfuerzo global para generar cultivos de mayor rendimiento puede ayudar a alimentar a una población en crecimiento..

Este artículo es de la autoría de Hayley Philip de Dirt-to-Dinner.